Diariamente, cerca de 30.000 vehículos transitan por la autopista Norte (buses del SITP, intermunicipales, particulares, motos y camiones). Son los mismos que deben sortear los cuellos de botella que se forman en algunos tramos, ya sea por las obras que se hacen a lo largo de la vía o por la reducción de carriles.

Estos trancones hacen que, por momentos, el promedio de velocidad disminuya de 60 km por hora a 20. “Es tanta la congestión que por instantes alcanza a bajar hasta los 10 km por hora”, asegura Santiago Henao, director del Centro de Estudios de Vías y Transporte de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, la cual realizó un estudio en el que se analizaron los factores y las causas de esta problemática.

“En sectores, el promedio de vehículos en hora pico es de 1.200 por carril, de los cuales 172 son buses intermunicipales”, precisó.

Según este análisis, a los trancones se suma la polución que producen los carros al transitar a baja velocidad.

“Por la congestión son emitidos a la atmósfera 40 gramos de monóxido de carbono, en promedio, por cada medio kilómetro de trancón por vehículo. Si se suman las emisiones por el número de carros (2.700) que por allí pasan en una hora, se emiten 54 kilógramos de ese contaminante”, asegura el docente e investigador José Ignacio Nieto.

Disminución en los carriles

Solo es cambiar de sentido de vista (sur a norte) en el puente peatonal de la autopista Norte con calle 192 para darse cuenta que de cinco carriles se pasa a tres, y en muchas ocasiones a dos si un carro se vara o detiene su marcha.

Según la investigación, en promedio, 2.200 vehículos por carril transitan por hora en este punto. Convergen buses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), intermunicipales, camiones, particulares y motos.

“Los conductores gastan regularmente el doble del tiempo para llegar a su destino en horas pico. Esta vía es para transitar en promedio a 60 kilómetros por hora, pero con la congestión que produce la reducción de carriles y el paradero del SITP se baja la velocidad a 20 y en momentos a 10 km por hora, convirtiendo este punto en un cuello de botella para la movilidad”, asegura el investigador José Ignacio Nieto. “Por hora, en este punto transitan en promedio cerca de 172 buses intermunicipales”, agrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Spam Protection by WP-SpamFree